LA CINTA BLANCA

Diciembre 31, 2011

Queridos Amigos, os dedico con todo mi cariño esta poesía que he escrito desde el corazón para todos vosotros.

Os deseo lo mejor para el Nuevo Amanecer.

Feliz 2012!!


Manejando mis horas,
sin pausa ni descanso,
miro al Mañana temiendo
no poder llegar a todo.

La luz me ilumina
percibo el final del trayecto…
Debo cambiar de parada
pero la incertidumbre pesa.

Me digo a mi misma
“solo quedan horas”!…
Y el miedo me invade
columpiándose en mi prisa.

Pido fuerzas al Cielo,
cuando siento con sorpresa
la apresurada llamada
de la Cinta Blanca.

Anulada por el cansancio
observo con extrañeza
y me pregunto angustiada..
De dónde surgió la voz?


Busco desconcertada!
Frente a mi no hay nada!


Solo una tenue luz
que asoma frente a mis ojos
anunciando un tímido amanecer
al que aún no conozco.

Distraída de prisas y problemas
por la llamada de la Cinta Blanca
escucho una risa traviesa,
lejana y próxima a la vez.

El calor invade mi espalda..
Necesito mirar otra vez tras de mi!
cuando por fin veo…
a mi Cinta Blanca.

Hermosa y brillante..
De blanco impoluto
sonríe benévola
me habla con la mirada.

Dice que no quiere ser olvidada..
Que eso es algo que no me debo permitir.
Advierte que recuerdos y superación
van juntos de la mano.

Promete que si así actúo
los temores a ese Nuevo Amanecer
que aún está por escribir
pasarán de largo y no se fijarán en mi.

Pienso y me digo en silencio…
Si ya casi no recuerdo!..
Hay tanto vivido y sufrido..
Tanto cansancio y camino andado…

La Cinta Blanca  amable sonríe..
mirada al suelo y cabeza agachada
con gesto de despedida
me regala mis perdidos recuerdos.

Abriendo los brazos anuncia su retirada
extendiendo su brillante manto
mientras camina hacia atrás
Siento el resurgir de lo olvidado.

Manto abierto y desplegado
que advierte movimiento
cuando sinuosas lineas señalan
la base de la felicidad del Ser.


Fe, Amor, Positividad, Fuerza y Entrega.
Las cinco bases que no debo olvidar.

 

Mi angustia desaparece…
Sigo prestando atención
porque necesito salvar de mi mente
lo que el tiempo archivó.

Comienza a dibujarse en la Cinta Blanca
el baile de las notas que parpadean
felices, radiantes y llenas de vida
en el pentagrama de mi vida.

Cada uno de vosotros,
con vuestras caras y formas
me disteis movimiento
aportando luz y alegría a mis días.

Siluetas e imágenes
Maestros de Vida
me llevasteis de la mano
por el camino de mi Cinta Blanca.

No pedisteis nada a cambio
Amigos y Compañeros
satisfechos siempre
al dar , compartir, ayudar generosamente.

Escucho la Distancia…
Del silencio llegan voces!
Las que guiaron mis torpes pasos
por mi Cinta Blanca.

Gratas notas musicales
que surgís de mi memoria
reavivando los recuerdos,
que creí perder para siempre.

Murmullos y risas
consejos y lágrimas
sonidos de otros días
que pronto quedarán atrás.

Pero la Cinta Blanca
no permite olvidos
y ahora estoy feliz y sin miedos
porque se que seguiremos juntos,
despidiendo al Viejo Año
y saludando al Nuevo Amanecer
que volveremos a escribir juntos.

Artemisa.

31 de Diciembre del 2011.

Artemisaforo

PROXIMA INAUGURACION ARTEMISA.TV!

Junio 1, 2011

Tarotista y Vidente Artemisa. Colaboradora del Canal Catalán. Astro TV, La Línea de la Vida, Contigo. Estil 9, La Sexta, Veo7, 8TV, Divinity y Metropólitan. Artemisatarot-Artemisaforo, Artemisa-Tarot, Tarot Artemisa, La Web de Artemisa.

Presta atención al lanzamiento de este nuevo canal y sabrás quienes son los profesionales que la acompañan. Opiniones, noticias, eventos, consultas.

Si haces “click” en la imagen verás la página de acceso.

Gracias por tu seguimiento.

Saludos, Artemisa.

MUSICA. En recuerdo al génio literario del misterio y del terror, Edgard Allan Poe.Una mente atribulada.

Enero 5, 2011

   THE RAVEN.

A DREAM WITHIN A DREAM.

 Alan Parsons Project.

Escúchalas con los ojos cerrados y vuela. Te trasladarán a otros lugares. 

Para uno de los grandes génios literarios Estadounidenses,

Edgard Allan Poe.

BERENICE.

Argumento: Egaeus se prepara para casarse con su prima, Berenice. Este sufre extraños ataques de ensimismamiento durante los cuales parece aislarse por completo del mundo exterior. Berenice empieza a deteriorarse debido a una enfermedad desconocida, hasta que la única parte de su cuerpo que parece permanecer viva son sus bonitos dientes. Berenice muere finalmente y Egaeus entra en uno de sus trances. Un criado lo interrumpe informándole de que la tumba de Berenice ha sido profanada,  cuando…

Texto y audiorelato extraído de Nueva Frontera.

Narrado por: Juan José Plans.

 

 

CUENTO DE NAVIDAD de Charles Dickens.

Diciembre 22, 2010

Como buena usuaria de la lectura aunque no sea en todas sus formas literarias, no podría pasar una navidad sin recordar esta obra tan fantástica y desde mi punto de vista, también didáctica, de un autor tan reconocido como Dickens que junto a Edgard Alland Poe y Tolkien, es uno de mis preferidos.  Seguramente muchos de vosotros ya la habreias leído y os habreis quedado con su sabia moraleja pero quizás, para otros sea, una obra nueva que pueda ser interesante.

En mi caso no recuerdo una sola navidad, durante mi infancia en la que no la leyera y releyera o que me perdiera la película inicial en blanco y negro. Realmente a mi, me impactó de tal forma que nunca la he olvidado.

Aquí la dejo para disfrute de los que no la hayas leído y deseeis conocerla. Espero que os sea grata su lectura.

Enlace con Wikisource. Haz clik en la imagen y te llevará al texto completo.

FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO 2011.

Diciembre 21, 2010

Este es uno de los aparadores que estos días lucen adornados de luces y ornamentos junto al tradicional arbol de navidad. Prendada se quedó una buena paseante cuando al verlo decidió fotografiarlo para su video navideño, algo que yo agradecí por valorar mi esfuerzo al decorarlos para vosotros, en estas fechas y con mi mejor esmero, tal y como vengo haciendo cada año desde las navidades del 97.

No es la primera vez que mis aparadores y la tienda han sido fotografiados o grabados en videos por transeuntes, productores televisivos o para reportajes municipales pero nadie hasta ahora había tenido la amabilidad y el detalle de hacerme llegar el resultado de su obra. Por eso esta fotografía, la he valorado como creo que se merece y me ha hecho tanta ilusión. Ilusión que deseo compartir con vosotros mostrándola abiertamente.

 Desde Artemisa librería Esotérica, os agradezco vuestro cariño, especialmente a Ester,  la amiga que realizó la hermosa fotografía y aprovecho para desearos lo mejor en el próximo año 2011.

Que millones de estrellas inunden vuestro camino iluminándolo hacia la paz y estabilidad ansiada.

Artemisa os desea Felices Fiestas Amigos!!!…

 

APLICACIONES ENERGETICAS.

Diciembre 20, 2010

Muchas son las formas y maneras que tenemos para poder canalizar nuestra energía hacia algo o alguien concreto.

Algunas de ellas, ya han sido apuntadas por nuestro compañero Rasputín en alguno de sus artículos. Mantras, Mudras, Mandalas etc… El Yoga, el Reiki (como decía Hannya), técnicas de Tantra (incluido el sexo), los diversos tipos de masajes corporales que existen, el Pensamiento Creativo… Y tantas y tantas formas, que seguramente, de citarlas todas, no tendríamos suficiente espacio. Pero a mí, me gustaria centrarme en las que conozco personalmente. El resto, os las dejo a los demás. La investigación y experimentación también es muy gratificante. Así que como sé que os gusta que os explique mis experiencias y sin querer sonar prepotente ni arrogante os dié que en mi caso, después de haber conocido las prácticas Espíritas y tomar consciencia de lo que es la clarividencia, alguna técnica de sanación e imposición de manos (que no Reiki), decidí quedarme con la canalización a través del tarot, el cual compagino con la radioestesia (péndulo) y los tradicionales rituales de petición.
Para mí, el aprender a manejar bien una baraja de tarot, española o de poquer, ha sido mucho más que simplemente “leer las cartas” o “echar la buenaventura.

 Vereis…

Al principio de mis inicios, cuando cogía la baraja no notaba nada. Simplemente tenía ante mí una cantidad de figuras y símbolos que creí, debía aprender de memoria para poderlos “leer” y eso me pareció tan complicado (como todos cuantos se inician) que después de cumplir los 14 años y hacer mis “pinitos” en el tema, junto a mi abuela (la cual leía la baraja española), decidí dejarlas en el olvido.

Cuando a los 18, conocí a mi maestro Gabriel (mi verdadero inicador en casi toda “suerte” de prácticas), me di cuenta de que la respuesta que me daban, no estaban tanto en su lectura, fría y memórica, si no en gran medida, en aquello que se recibía y sentía de manera… llámese intuitiva. Para ello, debía conseguir un requisito imprescindible. Olvidarme de “mis cosas” y dejar la mente en blanco. Algo realmente dificil de conseguir para todo iniciado.

Pero en ese principio, teniéndo yo más características de “medium” y vidente que de otra cosa, el trabajo fue mio para controlar mi cuerpo y energía y seguir siendo la única que “mandara” sobre mí misma. De hecho tuve graves problemas hasta que conseguí manejar mi energía a voluntad y dirigirla hacia donde quería sin perder mis sentidos físicos porque, cada vez que tocaba las cartas, un atroz hormigueo comenzaba a subirme por las piernas y las manos, hasta provocarme la sensación de que mis miembros habían desaparecido. Es decir que, de golpe era como si yo fuese únicamente un trozo de tronco con una gigantesca y descomunal cabeza que ocupaba toda la habitación. Si me abandonaba a esa extraña sensación, no tardaba en perder la visión y un humo blanco aparecía en mi entorno, rodeandome por todas partes. Eran las primeras fases de la incorporación espírita y
yo, me negué en todo momento a incorporar. Las prácticas espiritistas, me sobrecogían. En consecuencia, tuve que aprender a manejar con rigor mi energía y comenzar a ponerme frenos a mi misma, para no ir en la dirección que no deseaba.  Ponerme en paz con mi niño interior (viejo, arrugado y testarudo) o el Yoga, fueron unas de las formas. Y al igual que los Yoguis o los Lamas, el ayuno, la meditación y la disciplina diaria, junto a la permanente oración fueron otras más de tantas. Mas tarde vendría el vegeterianismo y la temporal abstinencia sexual para seguir acumulando energía que cada vez más y mejor aprendía a manejar en la dirección deseada.
Mi maestro, Gabriel, me enseño a no temer todo un séquito de insistentes sensaciones que, a pesar de no ser desconidas para mi (ya que desde niña las percibí), eran muy incómodas de sentir continuamente y sin control. 
Las técnicas de relajación y meditación (con el consiguiente equilibrado de mis puntos energéticos -chacras-), me dieron la solución definitva pero, en definitiva han sido muchos años de práctica y de manejo que aún hoy en día se pueden desestabilizar con una situación emocional límite o con una sobredosis de estrés. La ventaja del hoy con el ayer es que ahora ya se como volver a equilibrarlos.

Pero volviendo a mi época de “formación” debo decir que, mientras mis chacras no quedaron totalmente estabilizados, no cesaron las percepciones descontroladas. No me extraña que quién comienza solo, no se anime a seguir por temor a lo que pueda percibir. Bombardeos de luces, de “mensajes”, voces, olores e incluso sensaciones físicas de ser palpada o de que alguien respirara sobre mí. Ahora esas sensaciones son casi imperceptibles pero aún así, según quién entra en la consulta o en la tienda, me vuelve a provocar esa conocida sensación de estar flotando.

Hoy pienso que canalizar mi energía a través de las cartas, ha sido una de  mis mejores decisiónes y por eso me siento orgullosa, feliz y sana. Unicamente cuando el ritmo de consultas baja, tengo problemas con la hinchazón de las manos y los pies. Incluso en ocasiones, se me han llegdo a pelar las yemas de los dedos, sin tocar ningún tipo de detergente o sin tener problemas de alergias de piel o exudación de manos porque siempre están secas y normalmente, calientes hasta el extremo de desprender un caracteristico calor que se percibe sin necesidada de tocarlas.
Me han revisado cardiólogos y especialistas en el sistema renal. No tengo ningún tipo de problema.
La conclusión a la que he llegado es, que mi energía se mueve continuamente a través de mis manos en unión con las cartas y en el momento  en el que las dejo de trabajar, la energía se relentiza en exceso y comienzan los bloqueos que se traducen en retención de líquidos y dolores articulares con la consiguiente inflamación.   
En definitiva, para mi, el tarot, los rituales y saber trabajar “la Magia”, solo es un canalizador más de tantos y otra forma más para estar “en forma” y canalizar energéticamente.

Atentamente,  Artemisa.

Matinales de TV. Programa CONTIGO/AMB TU. Canal Catalá, Metropólitan TV y Estil 9.

Diciembre 3, 2010

ARTEMISA te acompaña cada mañana, con respeto y cariño, haciendo uso de su precognición y conocimientos sobre cromoterapia, minerales y diversos, junto al experimentado  Javier Artiga o la simpática Lorena Franco. 

Clika en la Imagen.

                        Javier Artiga y Artemisa en el plató de Contigo.

VIDENCIA. El Despertar a la Consciencia.

Julio 31, 2010

 Nací en Barcelona el mes de Julio del 62 bajo el signo de Cáncer y durante mi feliz infancia nunca me sentí diferente a nadie pese a que todo mi entorno me tildó de “rara”, fantasiosa e imaginativa en exceso. A mi corta edad, mis características “cancerianas” llevaron a creer a mis familiares que dicha “fantasia” y fuertes actitudes hacia lo artístico, no eran más que el fruto de la influencia del elemento Agua y del estereotipo que a este zodiaco se le atribuye. A pesar de ser una niña alegre y feliz, sensible y cariñosa, de fuerte inventiva y algo obsesiva, en ocasiones parecía que me retraía a una extraña nostalgia y melancolía de “tiempos pasados” que por mí edad era imposible que hubiera conocido. Hasta los 12 años fui hija única y hasta entonces, mis padres se preocuparon mucho por mi aparente introversión. Ello  los llevó a esforzarse en sociabilizarme, obligándome a participar de la compañía y juegos con otros niños pero, me llevasen a dónde me llevasen, mi mundo interior era tan rico y activo que siempre terminaba sola y a mi aire en algún rincón, por el puro placer de estar “con mis cosas”. Y no era que no gustase a los demás compañeros de juegos, no. Estos, más bien me veían como a una líder o un imán que les atraía a conocerme… Callada, observante y de fuerte carácter, debía parecerles un reto llegarme y conseguir mi amistad. Pero yo necesitaba aislarme y sentir. Y allí, entre los niños, ignorante de mi niñez, sentía que poco tenía en común con ellos. Nada tenía que decir. Me parecían básicos y a veces, hasta ridículos o molestos. Para mi suerte o desgracia, su lógica era para mi tan simple… Que cuando me decidía hablar o participar, mis palabras o actos parecían sentar una extraña cátedra que los desconcertaba. Entonces, los que minutos antes habían insistido en obtener mi amistad,  me daban la espalda y huían de mi. Supongo que en el fondo había conseguido mi objetivo, librarme de ellos. Y es que mi realidad era que me sentía mucho mejor conmigo misma o entre animales, con los que mantenía una conexión especial y extraña, o incluso con la gente mayor pues, aunque mi imagen fuera la de una niña, mis expresiones, vocabulario y conversaciones eran las propias de un adulto. Ahora creo, por muchas cuestiones que quizás algún día explicaré, que desde que nací, mi interior albergaba el conocimiento de un  viejo octogenario que se escondía dentro de un cuerpo de bebé. En definitiva, mi realidad fue que terminé prescindiendo de lo que para mí no eran más que “absurdos” juegos de niños. Mientras tanto, lentamente y con preocupación, mi familia tuvo que ceder frente al poco interés que demostraba por los de mi edad, y el verme jugar, hablar o reír sola mirando a “la nada” mientras mis perros celosamente me velaban o de vez en cuando también miraban al vacío moviendo el rabo en la dirección en la que yo miraba,  terminó convirtiéndose en una norma aceptada a la fuerza si querían verme en mi mejor estado. Con los años, mientras las otras niñas y niños jugaban a ser príncipes y princesas o canturreaban “la tabla del 2”, yo me empapaba embobada en la historia del Antiguo Egipto o en la evolución del Planeta Azul. Quién era yo?… Una niña “tarada” o una superdotada?…  Seguramente nadie diferente a muchos de vosotros aunque entonces, aún ninguno de nosotros lo sabía.

Conforme fui creciendo se fue viendo que de introvertida no tenía nada a pesar de mi actitud solitaria pues, más bien demostraba mucha extroversión y desparpajo dentro y fuera de casa. Por entonces no tendría más de 7 años y cada uno que se había sumado a mi vida, a los ojos de mis padres que me observaban con confusión, iba pareciendo más “rara”. Mi familia terminó entendiendo que aquellos ratos de soledad que pasaba mirando a “la nada”, a las “moscas” como ellos decían, y riendo sola, eran compartidos con “alguien”. Los niños inventan “amigos imaginarios” para no sentirse solos, eso podía ser normal pero… Sería este mi caso o estaría loca la cría?… Cuando preocupados me preguntaron que con quién hablaba y a quién veía, yo, con toda naturalidad, les di la descripción de mi amiga y ellos tuvieron que sentarse para evitar desplomarse.

 

 

“Ella” era inglesa, de las afueras de Londres y se llamaba Susan. Mi “amiga” tenía el cabello largo y dorado, y siempre recogido en dos enormes colas llenas de tirabuzones.  Era un poco mayor que yo y había vivido  en una gran mansión a la que su esencia se aferraba con tormento. En esa casa sufrió un terrible accidente. Sucedió que un día, saltando por la escalinata mientras jugaba con su aro, resbaló. Cuando el servicio (dos mujeres mulatas vestidas al uso del siglo IIX) la encontró al pie de la misma, Susan estaba muerta y con su cuello roto. No había cumplido los 9 años. Se sentía sola… Estaba perdida y asustada en la oscuridad… Y yo la veía acercarse a mi, cada día un rato, para hacernos compañía. Luego, cuando la hora de la merienda llegaba y mamá me traía el pan con chocolate, Susan me extendía su mano abierta para que le diera pero, aunque en mi interior le dijera “cógelo”, ella… No podía. Y frente a la pena de no poder tomarlo, mascarlo o disfrutarlo, mi “amiga” huía corriendo a su mansión para intentar comerse la merienda que a ella debieron darle en vida. Yo veía como se distanciaba de mi… Corría llorosa y despavorida con sus enaguas y calzones llenos de puntillas al viento, y cuando ya había desaparecido de mi “vista”, otra imagen volvía a asaltarme. La parte superior de una inmensa reja de hierro se abría sobre un fondo de cielo gris. Luego, ya no conseguía ver nada más que el comedor de mi casa y el plato sobre la mesa con el pan y el chocolate. Susan había entrado en su mansión.

Supongo que mis padres comprendieron estupefactos. No era posible que una niña de mi edad supiera siquiera la existencia de una ciudad llamada Londres o dónde estaba, o poder relatar con tanta exactitud ropajes y características. De dónde había sacado toda esa información?… La niña no era “rara”! Solo era que… “Veía”!

Por fortuna para todos, a pesar de que mi familia era religiosa, nunca me castró mi Percepción Extrasensorial y ya fuera porque desearon seguir creyendo, para su propia tranquilidad o salud mental, que solo eran fantasías de su hija o bien porque realmente lo respetaron, en casa, ese tipo de tabús y prohibiciones, nunca existieron. Algo que me dio la ventaja de ser yo misma y seguir sintiendo y evolucionando sensorialmente.   Aunque debo decir que desde que tengo uso de razón, fue mi abuela paterna la que realmente pareció entender que mis “rarezas” podían ser debidas a “otras cuestiones” más allá de lo tangible. Y cada vez que me veía con mi vista perdida en la nada, exclamaba preocupada… “Esta niña está encantada”!… Y es que ella y yo, resultamos ser iguales. Cuando ya cumplidos los 15 años conseguí comprarme mi primera baraja de tarot, ahorrando durante meses, aquellas monedas que semanalmente me iban dando de los restos de los cambios de las compras, mi Yaya me arrancó la baraja de las manos y comenzó a barajar inquieta preguntando… “Qué haces con una baraja de tarot”?… Ella, en su juventud leyó las cartas pero, nadie en la familia lo supo hasta que su nieta apareció con la baraja. Nunca antes se atrevió a contarlo por miedo a que la tildaran de “bruja”. Por aquellos años, ser “así”, estaba muy mal visto.

Hoy… Cuando a veces me preguntan… Cómo empezó todo?… Cómo lo descubrí?… Mi respuesta solo puede ser una. Yo nací así. No tengo recuerdos de mi vida sin percepciones, olores, sonidos, luces o imágenes, personajes, sensaciones o incluso voces y caricias. Nunca me hicieron daño fueran quienes fuesen y solo puedo decir que nunca sentí miedos, soledades o aburrimientos. Solo añadiré que cuanto más veía o sentía, más incrementaba mis búsquedas porque más curiosidad tenía por saber.   A mi familia les incomodaba mi aparente obsesión por los muertos, los cementerios y los programas que en aquel entonces conducía el difunto Profesor Miravitlles o el que años más tarde lanzaría a la fama al Profesor en Psiquiatría Dtr. Gimenez del Oso. Evidentemente, mis padres hubieran preferido que su niña jugase con muñecas en su infancia y que en su adolescencia no “jugase” con Ouijas, Tarots, Vasos de Agua o Bolas de Cristal, Llamas de Velas ni Psicofonías pero, tuvieron que acostumbrarse que a su “Nena”  no fuera igual que los demás.

Te sientes refleja@?… Sientes confianza en mis palabras?… Pues aquí me tienes. En total, 48 años de experiencia me acreditan. Esa soy yo, ahora ya rodada y puesta a tu servicio en cuanto a lo que la Orientación Humana o la Autoayuda a través del Tarot  te  pueda desvelar.

 Mi más sincero deseo de felicidad para Ti.

Artemisa.

Las fotos anteriormente mostradas son de una Artemisa niña y esta, también soy yo con mi fiel “Coleguita Peludo de Cuatro Patas”, Peque, al que algunos de vosotros habreis conocido. Estas últimas imágenes reflejan la felicidad e ilusión del día de la inauguración de mi comercio “Artemisa Librería Esotérica” en el mes de Septiembre del año 1997. Cierto es que ya ha “llovido” un poco pero yo, aunque más vieja, sigo ahí gracias a los que me seguís y depositais vuestra confianza en mi.

Gracias Amig@.

 

Si quieres saber más de mi  ves a PRONOSTICOS CUMPLIDOS  de Artemisa como Vidente, Tarotista y Analista de Sueños.

 

TAROT.

Junio 6, 2010

 Análisis en profundidad del arcano Luna segun la visión de Artemisa.    

Antes de entrar en dicho análisis, quisiera comenzar haciendo un breve paralelismo entre el arcano 18 (Luna) y el 2 (Sacerdotisa o Papisa) porque para mí tienen mucha vinculación.    

En el arcano Luna se aprecia algo similar a 2 columnas que también las muestra la carta de La Sacerdotisa en el Tarot Rider. En su caso, una blanca y otra negra (Ying-Yang). Y mientras este tarot es explícito en su dibujo, en el de Marsella simplemente se intuyen viniendo marcadas por la posición del velo y de sus ropas. Existen diferentes versiones en cuanto al análisis de estas columnas pero todas ellas terminan coincidiendo en la delimitación del espacio entre la figura (sabiduría interna acumulada) y el resto (sabiduría recibida o generada desde el exterior). Y… ¿Por qué hablo de sabiduría o, lo que es lo mismo, conocimiento? Porque en el caso de la Sacerdotisa, esos espacios aluden a la sabiduría y fortaleza de ideas basadas en el saber antiguo, el recabado a través de los años junto a la enseñanza de vida aunque también hablen del conocimiento ancestral, del heredado o acumulado quizás, a través de otras vidas. Esas columnas parecen vinculadas al Templo de Salomón. Sabio de sabios. De ahí la connotación directa y fuerte del símbolo de sabiduría.
En el caso de la Luna, no son tanto columnas como sí torres que limitan nuestra vida o visión. Es decir, nuestro conocimiento. Esas torres son limitadores del saber o en su defecto nos invitan a no ver más allá de nuestras obsesiones y bloqueos involutivos (condición interna) o a no descubrir e indagar aquello que no se sabe o no se muestra (condición externa).   

Un analista hebreo me dijo un día que La Luna, en el sistema del I-Ching, equivale al exagrama Kú y este, a su vez, nos habla de Ken. Montaña quieta, dureza, obstinación. De esta forma se puede desprender que cuando nos encontramos en una situación de vida como la que el arcano 18 expresa, no parecemos muy dispuestos a movernos del sitio ni evolucionar, unas veces porque no sabemos y otras porque no escuchamos obsesionados con nuestros pensamientos u obligados por nuestro ánimo.  La carta de La Luna, no está carente de voluntad pero es una voluntad errada y terca hacia lo oscuro, la pena, la desgracia o el interior mal comprendido y mal analizado. En definitiva, error e incapacidad.   Recuerdos, nostalgia, melancolía y sueños a veces imposibles de consolidar.

Según la correspondencia con el alfabeto hebreo (TsDi) o (Tsade), se dice que La Luna corresponde al signo de Acuario pero también es la carta número 18 y si la reducimos obtenemos: 1+8=9. Es decir, la novena letra del alfabeto hebreo que es la Ts. Para este estudioso de la Cábala significa cazar, acechar, espiar, caza-pesca, anzuelo o cebo. Y mientras que para una interpretación sencilla de la simbología del arcano 18 podría basarse en la semipenunbra que interpretamos como la oscuridad de nuestra mente al intentar encontrar respuestas en nuestro interior sin conseguirlo a consecuencia de nuestras obsesiones o perturbaciones, para Alets Marat Torah, la profundidad en la interpretación de la Luna, desde su estudio más interno, nos lleva a un resultado mucho más complejo. Así se puede llegar a la conclusión de que además de su limitación de visión (torres y oscuridad) por la obsesión que acecha o que mora en nuestro interior, La Luna, también nos habla del cebo, mentira  (propias o externas) y del acecho de nuestras obsesiones, nostalgias, recuerdos, decepciones no superadas etc, como si demonios martirizándonos fueran. Es decir, que no hablamos solo de una “noche” física con lunas y estrellas como vemos en nuestro firmamento si no, que dicho arcano nos da una explicación exacta de nuestro estado anímico-interno, obsesionado u obtuso, bloqueado o cegado que no consigue despertar al conocimiento o a la luz. La Luna nos habla de esa semioscuridad en la que en ocasiones vivimos y también de nuestras preocupaciones o mentiras en las que caemos o nos empeñamos en no ver.      

 El vínculo entre la Sacerdotisa y la Luna, para mi, es evidente. Ambas son plenamente símbolos femeninos y en consecuencia lunares. La una, La Sacerdotisa, limitada por sus creencias y conocimientos que ya he dicho pueden llegar a ser arcaicos en su aspecto negativo. (Mojigatería, miedo al que dirán) Solo hay que ver que en su posición mira al pasado y eso, para este arcano, es algo que siempre tiene muy presente. La otra, La Luna, además de sus nostalgias y recuerdos también está limitada por las torres que no dejan ver más allá de los obstáculos y que incluso pueden llevar a depresiones. Mientras La Sacerdotisa puede ser la “Madre Castradora” por su excesiva severidad que, no solo La Sabia o “La Bruja”, La Luna puede estar marcando una situación anímica de gravedad. El agua nos habla de sentimientos, lágrimas, desamor, desilusión… Y en ese aspecto físico, La Luna también puede hablar de enfermedades como el cáncer. Somatización del desprecio hacia nuestras propias imposibilidades y pérdida de la energía vital (gotitas en el cielo en el Tarot de Marsella). Los problemas con el aspecto renal, linfático y respiratorio (líquidos blancos en general) también están amparados en este arcano tan explicito y profundo.    

Discrepando sanamente con otros estudiosos de la simbología del Tarot debo decir que para mi, La Luna representa al horóscopo de Piscis y lo que sus características zodiacales implican. En esto me guío por otros autores aunque, ciertamente, a través del arcano 18, en mis tiradas veo con mucha facilidad a los componentes del signo de Cáncer. Quizás el cangrejo que se muestra en el centro del dibujo, tenga que ver con eso. Curiosamente, son muchos los intérpretes que creen ver en el agua de esta carta a un escorpión atribuyéndola a ese signo y sin embargo debo decir, que no es así si no, un sencillo y humilde cangrejo de agua dulce. Por tanto, en este arcano, no es un mar lo que se ve, tal y como algunos han afirmado, si no un rio con sus aguas limitadas por unos bordes como los que marcan el camino de los sentidos, de los sentimientos o del yo interno. Hasta incluso quizás… De la magia y la mediumnidad. Al no ser un mar abierto, volvemos pues, a las limitaciones iniciales. El agua que nos lleva…   

  

 En cuanto a los supuestos perros, quisiera aclarar que no son tales.
Originariamente, dichas figuras correspondían, uno al Dios Chacal, Anubis, protector de la oscuridad y los muertos, y el otro, según algunos autores y analistas, parece ser Thot. Es decir, Ella y no él. Diosa de la luna egipcia, representada por una figura de mono babuino, también llamado cabeza de perro. Sin embargo para otros, la figura de la derecha no correspondería a Toht si no, a la representación de Hécate vista desde la existencia de su fiel compañera, la perra negra. Y mientras Anubis y Thot eran protectores egipcios de la noche y los espíritus, la diosa Hécate y sus perros representaban al “Mas allá” y a los demonios respectivamente. De esta figura mitológica helena se ha dicho que era Reina de Fantasmas y la más grande hechicera. Por lo tanto, basándonos en este análisis, volvemos a llegar al punto de partida, las similitudes entre la carta de La Sacerdotisa con La Luna.   En definitiva, como podéis ver, se analice como se analice, la carta de La Luna, en cualquiera de sus representaciones artísticas, siempre nos lleva a las mismas connotaciones. Interior, sentimientos y oscuridad. En su parte positiva, que también la tiene, nos habla de la extrema sensibilidad y percepción extrasensorial. Del carácter femenino y maternal… Del disfrute del sentimiento por mucho que ello también nos haga sufrir y del crecimiento personal después de superar el trago y salir de estado de catarsis al que dicho arcano nos somete. Es la carta por excelencia de la superación interna y muy buena para trabajar nuestro interior y nuestras emociones. 

 

Un saludo, Artemisa.  

 

 

LAS SETAS Y SUS PROPIEDADES.

Junio 6, 2010

Ya sabemos que el Vegetarianismo, no es propiamente una terapia si no, una opción de vida. Una forma de sentir Respetar y una manera saludable y energética de vivir pero, basándome en uno de los componentes más completos que nuestra Madre Tierra nos ofrece, me he permitido este pequeño texto con el que hablaros de Las Setas.

 Hoy en día se ha demostrado que esos componentes de nuestros bosques y campos en los que según las leyendas, se esconden y cobijan gnomos y duendes,  son un alimento funcional con altos efectos nutritivos que afectan muy beneficiosamente a  nuestra salud y en consecuencia a las  funciones de nuestro organismo. Hoy, ya se ha demostrado que disminuyen enormemente el riesgo de numerosas enfermedades.

 Las setas son potentes antitumorales, disminuyen los riesgos de aumento de colesterol en nuestra sangre, poseen propiedades antivirales y algunos de ellas son muy recomendables en Las Terapias Oncológicas. La Medicina Tradicional Oriental, hace miles de años hace que las está utilizando para conservar la Salud.

Dos de los más apreciados por sus propiedades son, el llamado “champiñón del sol” o Agaricus Brasiliensis (Blazei) y el Shiitake o Lentinula Edodes. El primero de ellos se usa básicamente en tratamientos contra el cáncer por sus propiedades antimutagénicas y también favorece en nuestro organismo la defensa contra enfermedades como la artritis reumatoide, la hepatitis B y el sida. Activa la respuesta del sistema inmonológico, disminuye los niveles de glucosa y colesterol en sangre, y reduce los riesgos de la arteriosclerosis y presión arterial. En cuanto al Shiitake, conocido también como “seta de la larga vida”, combate la fatiga y el envejecimiento, además de favorecer las digestiones. Ello, entre otras cosas.